Glosario
Glosario
Autor:

La Somnolencia o Hipersomnia es un trastorno del mecanismo del sueño poco frecuente, se caracteriza por un sueño excesivo constante e involuntario

Durante el día, se presenta una sensación casi continua de somnolencia, en la cual pueden darse comportamientos automáticos y rutinarios, de los que la persona no llega a tener conciencia.

Existen dos categorías de Hipersomnia:

– Hipersomnia Idiopática
(también llamada Hipersomnia Primaria) que es muy similar a la narcolepsia excepto que no hay cataplejía, no hay parálisis del sueño, y no hay movimiento rápido de los ojos.

– Hipersomnia
Recurrente implica períodos de somnolencia diurna excesiva, que puede durar de uno a varios días, y se repiten a lo largo de un año o más.

Síntomas

Frecuentemente los síntomas aparecen lentamente durante los años de adolescencia o los primeros años de la adultez.
-Una persona con hipersomnia presenta gran dificultad para mantenerse despierto
-Siestas durante el día que no alivian la somnolencia
-Embriaguez del sueño: es la dificultad para despertarse de un sueño largo, sentir confusión o desorientación.
-Aumento de la necesidad de sueño durante el día.
-Aumento del tiempo de sueño, hasta 14 a 18 horas diarias

Causas

En este caso las causas que producen esta alteración no son conocidas, existiendo un período de descanso normativo y sin que puede explicarse el exceso de sueño por causas orgánicas.
Algunas de las causas de somnolencia excesiva pueden ser:
-Depresión
-Ciertos medicamentos
-Uso de drogas y alcohol
-Función tiroidea deficiente
-Traumatismo craneal previo

Consecuencias

El sueño prolongado crónico puede envejecer tu cerebro a una mayor velocidad, provocando dificultades en el desarrollo óptimo de las actividades diarias como la pérdida de atención en el entorno.

El exceso de sueño causa:
fatiga, cansancio, problemas de movimiento, pérdida sensorial y de concentración.
Dormir demasiado puede elevar los niveles de azúcar. Mientras dormimos, el hígado libera glucosa en el flujo sanguíneo.

Los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a aliviar los síntomas y prevenir lesiones
-Evitar beber alcohol… como sucede con otras drogas, el alcohol tiene muchos efectos negativos sobre nuestro cuerpo provoca que nuestro sueño sea mucho más pobre y fragmentado.
-Evitar manejar vehículos a motor o utilizar equipo peligroso
-Evitar trabajar por la noche o las actividades sociales que retrasen la hora de acostarse.

Algunos medicamentos provocan somnolencia. Consulte con su médico las alternativas que tiene para no afectar su tratamiento.

También te puede interesar